0 elementos
+34 657 818 109 / +34 666 734 744contacto@syndicali.com

Bajo coste y ahorro: las claves de la energía solar

Bárbara Delgado Alarcón

El sol brilla cada vez más fuerte

La demanda de la energía solar ha movilizado a las viviendas particulares pero también a las comunidades autónomas. Los gobiernos regionales han iniciado su propia carrera hacia el sol con medidas para fomentar su energía.

En 2016, varios ayuntamientos decidieron instalar placas fotovoltaicas en edificios públicos; entregar subvenciones para impulsar las instalaciones particulares; aprobar deducciones por inversiones en instalaciones de energías renovables destinadas a la generación eléctrica para autoconsumo; o desgravaciones fiscales en los impuestos adheridos a este tipo de energía.

El mapa de placas fotovoltaicas de nuestro país brilla cada vez más y parece que, por ahora, va en aumento.

Comunidades como Cataluña, Galicia o Andalucía se sitúan a la cabeza de las regiones con más instalaciones de autoconsumo. Por su parte, islas como Gran Canaria o Tenerife ya cuentan con planes para la puesta en marcha de plantas fotovoltaicas que faciliten su autonomía energética.

Sin embargo, el cabildo tinerfeño, Carlos Alonso, mantiene que tendrán que pasar al menos 30 años para que la isla genere el 100% de la energía que precisa por medio de renovables.

Según Alonso, la alternativa durante este periodo es el gas, una “energía de transición menos contaminante” que el fuel para producir electricidad.

Por su parte, el gobierno de Gran Canaria ha lanzado una herramienta para calcular los costes y el ahorro que puede suponer la compra, instalación y mantenimiento de las placas solares para cada particular.

Entre los ayuntamientos, destaca el de Barcelona con un programa sostenible que incluye aumentar el uso de la energía solar en la ciudad. Próximamente el consistorio aumentará en un 30% las placas solares de la capital catalana.

Según fuentes del ayuntamiento, la energía obtenida alimentará la red eléctrica de la ciudad, los propios edificios o baterías de edificios cercanos.

Las placas pueden verse ya en edificios municipales como la Biblioteca Francesc Candel, la Fábrica del Sol o la Biblioteca Can Fabra. Sin embargo, el consolidamiento de la energía solar, ha motivado la participación en el programa de edificios privados.

Más allá de la energía solar

Unas simples placas en nuestro tejado repercuten en el ahorro de nuestro bolsillo y, además, en numerosos sectores de la sociedad.

La instalación de receptores solares es una decisión en la que barajar numerosas ventajas, entre ellas una apuesta por un futuro más sostenible en el que los consumidores influyen en el precio de la electricidad reduciéndolo.

El ahorro de los bolsillos puede llegar a aumentar según el lugar de residencia.

Los hogares con placas solares del municipio de Gines, en Sevilla, adquieren una bonificación del 30% en el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles. Se trata de una medida aprobada por el consistorio para potenciar el consumo de energía solar en el municipio.

Ecología, contenidos redactados por Bárbara Delgado Alarcón

Desde el ámbito medio ambiental, la generación solar Fotovoltaica evitó que en España se emitieran 3.047 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, sólo en 2015. Según informes de UNEF, nuestro país importó 16,5 TWh de combustibles menos respecto a 2014. El Foro Económico Mundial asegura que este tipo de energía puede llegar a aportar hasta 2.511 millones de euros al estado.

El bajo coste de su instalación y mantenimiento se suma al ahorro derivado del descenso en la importación de combustibles fósiles y en la dependencia energética.

El crecimiento del sector fotovoltaico también tiene un impacto considerable en la creación de empleo. Según cifras de 2015, este sector contaba con casi doce mil profesionales en su plantilla, generó 7.165 puestos de trabajo y 4.326 de forma indirecta.

Los productores contrataron a cerca de tres mil profesionales; los instaladores a 1.595 y los fabricantes de equipos y componentes a 521. Por su parte, desde el ámbito de los proveedores de bienes y servicios especializados se contrató a 197 personas.

Según diferentes fuentes del sector, en 2022 las energías renovables representarán el 30% de la generación de energía, frente al 24% de 2016.

Las previsiones indican que, en apenas diez años, la inversión en energía solar ascenderá con la instalación de entre 160 y 1.300 MW, lo que supondría la generación de 12.500 a 17.000 puestos de trabajo y una contribución al PIB de hasta más de 4 mil millones de euros.

Los costes de esta renovable descenderán hasta el punto de convertir a la energía fotovoltaica en la más barata del mundo, por debajo incluso del carbón o el gas natural, tal y como prevé el Foro Económico Mundial.

La reducción de los gastos, así como el ahorro para los bolsillos, ya son un hecho que no dejarán pasar ni los hogares particulares ni las administraciones públicas, según la tendencia actual hacia esta energía renovable.

El sol brilla cada vez más fuerte

La demanda de la energía solar ha movilizado a las viviendas particulares pero también a las comunidades autónomas. Los gobiernos regionales han iniciado su propia carrera hacia el sol con medidas para fomentar su energía.

En 2016, varios ayuntamientos decidieron instalar placas fotovoltaicas en edificios públicos; entregar subvenciones para impulsar las instalaciones particulares; aprobar deducciones por inversiones en instalaciones de energías renovables destinadas a la generación eléctrica para autoconsumo; o desgravaciones fiscales en los impuestos adheridos a este tipo de energía.

El mapa de placas fotovoltaicas de nuestro país brilla cada vez más y parece que, por ahora, va en aumento.

Comunidades como Cataluña, Galicia o Andalucía se sitúan a la cabeza de las regiones con más instalaciones de autoconsumo. Por su parte, islas como Gran Canaria o Tenerife ya cuentan con planes para la puesta en marcha de plantas fotovoltaicas que faciliten su autonomía energética.

Sin embargo, el cabildo tinerfeño, Carlos Alonso, mantiene que tendrán que pasar al menos 30 años para que la isla genere el 100% de la energía que precisa por medio de renovables.

Según Alonso, la alternativa durante este periodo es el gas, una “energía de transición menos contaminante” que el fuel para producir electricidad.

Por su parte, el gobierno de Gran Canaria ha lanzado una herramienta para calcular los costes y el ahorro que puede suponer la compra, instalación y mantenimiento de las placas solares para cada particular.

Entre los ayuntamientos, destaca el de Barcelona con un programa sostenible que incluye aumentar el uso de la energía solar en la ciudad.

Próximamente el consistorio aumentará en un 30% las placas solares de la capital catalana.

Según fuentes del ayuntamiento, la energía obtenida alimentará la red eléctrica de la ciudad, los propios edificios o baterías de edificios cercanos. Las placas pueden verse ya en edificios municipales como la Biblioteca Francesc Candel, la Fábrica del Sol o la Biblioteca Can Fabra. Sin embargo, el consolidamiento de la energía solar, ha motivado la participación en el programa de edificios privados.

Más allá de la energía solar

Unas simples placas en nuestro tejado repercuten en el ahorro de nuestro bolsillo y, además, en numerosos sectores de la sociedad.

La instalación de receptores solares es una decisión en la que barajar numerosas ventajas, entre ellas una apuesta por un futuro más sostenible en el que los consumidores influyen en el precio de la electricidad reduciéndolo.

El ahorro de los bolsillos puede llegar a aumentar según el lugar de residencia. Los hogares con placas solares del municipio de Gines, en Sevilla, adquieren una bonificación del 30% en el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles.

Se trata de una medida aprobada por el consistorio para potenciar el consumo de energía solar en el municipio.

Ecología, contenidos redactados por Bárbara Delgado Alarcón

Desde el ámbito medio ambiental, la generación solar Fotovoltaica evitó que en España se emitieran 3.047 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, sólo en 2015.

Según informes de UNEF, nuestro país importó 16,5 TWh de combustibles menos respecto a 2014. El Foro Económico Mundial asegura que este tipo de energía puede llegar a aportar hasta 2.511 millones de euros al estado.

El bajo coste de su instalación y mantenimiento se suma al ahorro derivado del descenso en la importación de combustibles fósiles y en la dependencia energética.

El crecimiento del sector fotovoltaico también tiene un impacto considerable en la creación de empleo. Según cifras de 2015, este sector contaba con casi doce mil profesionales en su plantilla, generó 7.165 puestos de trabajo y 4.326 de forma indirecta.

Los productores contrataron a cerca de tres mil profesionales; los instaladores a 1.595 y los fabricantes de equipos y componentes a 521. Por su parte, desde el ámbito de los proveedores de bienes y servicios especializados se contrató a 197 personas.

Según diferentes fuentes del sector, en 2022 las energías renovables representarán el 30% de la generación de energía, frente al 24% de 2016. Las previsiones indican que, en apenas diez años, la inversión en energía solar ascenderá con la instalación de entre 160 y 1.300 MW, lo que supondría la generación de 12.500 a 17.000 puestos de trabajo y una contribución al PIB de hasta más de 4 mil millones de euros.

Los costes de esta renovable descenderán hasta el punto de convertir a la energía fotovoltaica en la más barata del mundo, por debajo incluso del carbón o el gas natural, tal y como prevé el Foro Económico Mundial.

La reducción de los gastos, así como el ahorro para los bolsillos, ya son un hecho que no dejarán pasar ni los hogares particulares ni las administraciones públicas, según la tendencia actual hacia esta energía renovable.

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan las opiniones de Syndicali ni de los miembros de su equipo directivo.

BÁRBARA DELGADO ALARCÓN

Periodista con ganas de recuperar la esencia del periodismo y especializada en información internacional. Mi experiencia profesional se caracteriza por mi perfil multidisciplinar, no solo por trabajar con un amplio abanico de temáticas, pero también tras pasar tanto por medios de comunicación como por gabinetes. Independientemente del ámbito laboral mi marca es la objetividad.

Educación y cultura

Sociedad

Eco y medioambiente

Varios