0 elementos
+34 657 818 109 / +34 666 734 744contacto@syndicali.com

Estrategias de contenido SEO, cómo crear un plan que funcione

por | Nov 27, 2018 | ESTRATEGIA | 0 Comentarios

Todos los profesionales de marketing están de acuerdo en la importancia de mantener las estrategias de contenido y el SEO en el mismo sitio, pero es muy frecuente que vivan apartados como un matrimonio mal avenido. ¿A qué se debe? ¿Por qué deberíamos pasar de estrategias de contenido y SEO a hablar de estrategias de contenido SEO, todo junto?

En este artículo te contaremos cómo conseguir que estas dos disciplinas trabajen juntas y en armonía, consiguiendo resultados y haciendo crecer tu negocio.

¿Qué es el marketing de contenidos?

Antes de definir el concepto completo de estrategias de contenido SEO, empecemos por lo básico.

El marketing de contenidos es una técnica orientada a crear y distribuir información valiosa, relevante y consistente con la imagen de la marca para atraer potenciales clientes.

No es vender, es proporcionar respuestas a las preguntas que tus potenciales clientes ya le están formulando a Google. Está en tu mano ser tú la respuesta o que lo sea la competencia.

¿Es solo información? No, por supuesto que no. El contenido es también entretenimiento, como hacen muchas marcas, como por ejemplo, Red Bull o GoPro, que crean contenido destinado a entretener a su audiencia mientras generan un concepto íntimamente ligado al marketing de contenidos, el engagement.

¿Qué es el engagement?

Pongamos que tienes un problema con la lavadora. Te sientes manitas por un día y decides que vas a ser capaz de arreglarlo con un videotutorial de YouTube. Después de varias horas y con la lavadora destripada, decides llamar a un técnico que solucione el problema.

¿A quién crees que es más probable que llames? ¿Al primero que encuentres en Google o a aquél que te ha demostrado con un tutorial en YouTube que es capaz de arreglar la lavadora? Esa conexión que has desarrollado con el profesional que te ha proporcionado el contenido se llama engagement.

También se puede definir como “afinidad”, “relación de confianza” o “acercamiento”. Como lo llames es lo de menos.

La cuestión es que el contenido genera confianza y la confianza genera ventas.

El marketing de contenidos es, como habrás adivinado, una técnica no agresiva, no invasiva, que no sale a tu encuentro.

Por eso es tan eficaz, porque los potenciales clientes tienen una necesidad y buscan soluciones a sus problemas. Sería todo lo contrario a los clásicos anuncios publicitarios de televisión, que disparan a todo lo que se mueve, interese o no a los que los ven.

¿Qué es el SEO?

SEO significa “search engine optimization” o lo que es lo mismo “optimización para los motores de búsqueda“.

Gracias a esta optimización, puedes atraer tráfico a tu web/blog desde los resultados de Google. Con frecuencia se considera que es un tráfico gratis, aunque no lo es, porque el contenido hay que generarlo.

Sea como fuere, la realidad es que Google no te cobra por aparecer en los resultados de búsqueda.

¿Ves la relación?

Creamos contenido, que bien optimizado gracias al SEO, aparecerá en los primeros resultados de búsqueda de Google.

Con frecuencia, las empresas trabajan de forma separada ambos conceptos, por un lado el contenido, con expresiones tipo “Me apetece escribir sobre esto porque creo que es importante para mi negocio” y por otro, expresiones tipo “Voy a hablar con alguien de SEO para que mejore el posicionamiento de mi web“.

¿Se pueden unir los dos conceptos para que trabajen juntos?

Sí, se puede. Es más, se debe.

Estrategias de contenido SEO

Hoy y en el futuro, cuando alguien tiene un problema, una necesidad o una curiosidad, lo primero que hace es preguntarle a un motor de búsqueda (Google casi siempre).

Pero no todo es Google. También son importantes las redes sociales o el email marketing para hacer llegar el mensaje a todos los rincones del mundo. Y son canales muy poderosos, ojo, con un retorno de la inversión muy alto.

Sin embargo, les sucede lo mismo que a la televisión. Disparan a todo lo que se mueve, porque no todos los que te siguen en redes sociales están dispuestos a comprar, ni todos los que reciben un correo electrónico lo van a dejar todo por tu marca.

Por eso, el grueso de tus esfuerzos de marketing de contenidos debes hacerlo en los motores de búsqueda. El que le plantea una necesidad a Google está mucho más próximo a la compra que uno que da contigo en las redes por casualidad.

¿Cómo conseguir que tus contenidos estén en los primeros puestos de Google?

La competencia es dura, de eso hay que ser consciente.

Si hace cinco años cualquier trabajo SEO o de contenidos podía lograr resultados visibles en tu web, hoy en día tienes que currártelo mucho.

Debes trabajar las dos cosas al mismo tiempo. Es decir, un contenido de mala calidad pero optimizado no funcionará y un contenido muy bueno con una estrategia SEO pobre no conseguirá los primeros puestos de Google.

¿Cómo conseguirlo rápidamente?

Bien, tienes tres posibles estrategias. La primera es publicar en dominios que ya tengan mucha autoridad y la segunda, mejorar el posicionamiento de tu sitio para que los contenidos que vas generando posicionen mejor. La tercera es atraer enlaces a tu web que te hagan más atractivo a ojos de Google.

Estrategia 1/ Publicar en dominios de mucha autoridad

Esta primera opción no necesita explicación. Si acudes a un medio de comunicación o a una revista digital especializada de tu sector, lograrás posicionarte entre los primeros puestos de Google sin demasiada dificultad.

Nuestra recomendación a la hora de plantearte este tipo de estrategias es que ofrezcas contenido de gran calidad. Así contarán contigo de forma regular. Ellos ganan, porque no necesitan crear el contenido y tú consigues aparecer entre los primeros puestos de Google.

Sin embargo, te lo tienes que currar un poco. No puedes llegar a una web con gran prestigio y ofrecer cualquier cosa porque las probabilidades de que te digan que no son bastante altas.

Lo ideal es que sean ellos los que elijan entre una serie de temas que les ofrezcas, eso sí, que tengan que ver con tu área de especialidad.

Si te dedicas a la medicina estética y quieres escribir para un blog de marketing, lo más probable es que ese enlace no te lleve mucho tráfico. No hay muchos profesionales de marketing que, de repente, sientan la necesidad de hacerse una rinoplastia mientras leen sobre Inbound Marketing.

Una vez que hayas conseguido la autorización para publicar en una web con gran autoridad, te recomendamos que te luzcas.

Investiga, consulta fuentes de otros países, ofrece ejemplos frescos y, si puede ser, material audiovisual que complete la información.

Estrategia 2/ Mejorar la autoridad de tu propio dominio

Esta opción requiere mucho más tiempo y dedicación, sobre todo, porque Google no te ofrece reconocimiento tan rápidamente como nos gustaría.

Pero tampoco es imposible. Aquí es donde definitivamente se unen ambos conceptos y se crean estrategias de contenidos SEO.

Para empezar, es necesario que los fundamentos SEO del sitio estén bien claros. Es decir, que hagas una auditoría para saber qué aspectos puedes mejorar (títulos H1 duplicados, baja relación texto/html, falta de metadescripciones, etc) y ponerte manos a la obra.

Después, crea artículos bajo una de las mencionadas estrategias de contenidos SEO con cabeza, en lugar de escribir sobre lo que te apetezca.

Sigue estos pasos para hacerlo como corresponde.

1/ Análisis del core  de tu negocio

¿A qué te dedicas? Piensa en pocas palabras cuál es el corazón de tu empresa y a qué se dedica.

¿Vendes camisetas personalizadas? ¿Tienes tienda física o vendes online? ¿Una sola línea de negocio o varias? Todos estos datos son importantes porque te están informando de cómo es el usuario que te está buscando y qué temas necesitas para llegar hasta él.

2/ Diseña un perfil de cliente ideal

Puedes dedicarte a las camisetas personalizadas, pero si solo las vendes en tu barrio y cuestan miles de euros, tu público objetivo será muy reducido.

Diseñar un perfil de cliente ideal te dará una idea de la amplitud de tu audiencia, además de los temas que les interesan.

3/ Localiza las palabras por las que los usuarios exploran en los motores de búsqueda

Ya tienes la información relativa a tu negocio y la información sobre tus potenciales clientes.

Ahora necesitas saber cómo esos clientes buscan en internet productos o servicios como el tuyo.

No creas que es tan sencillo.

Muchos usuarios no saben lo que están buscando o buscan cosas que no saben cómo se llaman. Por ejemplo, como sin duda sabrás, cada vez hay más aficionados a la manicura, tanto acrílica como de gel. Al amparo de esta enorme demanda han surgido muchos comercios online donde se venden productos para profesionales y particulares.

Si quieras hacerte la manicura acrílica en casa, necesitarías un aparato llamado “torno”. Es un pequeño motor que, con distintas fresas, sirve para dar forma a las uñas acrílicas.

Se llama “torno para uñas” pero lo más probable es que si lo buscas en internet por primera vez, introduzcas palabras como “máquina para pulir” o “máquina pulidora”.

¿Qué es lo que encuentras para esta búsquedas? Otro tipo de máquinas que no sirve para esculpir uñas sino para abrillantar suelos o incluso para realizar reparaciones profesionales en suelos de madera.

Este ejemplo es muy típico de los buscadores. Los usuarios no siempre saben cómo se llama lo que buscan o no saben qué producto o servicio soluciona los problemas que se les presentan.

Por eso los buscadores como Google han pasado de un enfoque literal a lo que los profesionales del sector llamamos “intención de búsqueda”.

Siguiendo con el ejemplo anterior si estás buscando un torno para uñas de menos de 50 euros, Google va más allá de las palabras clave que introduces en el buscador y entiende que lo que estás buscando es una máquina de precio medio, ya que este tipo de aparatos cuesta entre 30 y 200€.

4/ Crear contenido orientado a SEO

Has conseguido encontrar el camino más corto entre los intereses de los usuarios y tu web. Ahora necesitas crear contenido que los atraiga en base a esas palabras clave.

La idea no es que sea contenido promocional, sino contenido que solucione los problemas de los usuarios.

Puedes crear muchos formatos de contenidos: desde artículos en tu web, pasando por vídeos, infografías, ebooks, whitepapers y otras muchas cosas.

Hay dos formas de afrontar el más popular de estos formatos, el blogpost. O incluyes las palabras clave mientras escribes o las incluyes después. El caso es que el artículo cumpla las siguientes premisas:

• La palabra clave en el título (H1), en la metadescripción y en el texto alt de las imágenes.

• En el texto ha de respetar la densidad de palabras clave (para no incurrir en keyword stuffing). ¿Cuántas veces es lo ideal? Para medir la densidad de palabras clave (la relación entre keywords y texto) utilizamos un concepto llamado densidad de palabras clave. Lo ideal es que esta densidad se encuentre entre el 1 y el 2%. En aras de la naturalidad que tanto gusta a Google y para enriquecer el texto, añade palabras clave relacionadas y sinónimos que expresen la intención de búsqueda que hemos mencionado de forma que no se vea forzado.

• Al menos en un título H2 y de forma natural en el resto de los títulos según necesite la arquitectura de tu texto.

• En el primer y en el último párrafo del texto.

Estrategia 3/ Atraer enlaces a tu web

Las dos estrategias de contenido SEO que hemos visto son altamente eficaces, pero no son las únicas.

Terminaremos con una práctica muy habitual y que ofrece buenos resultados, especialmente si cuentas con alguna herramienta que facilite la tarea.

¿Qué son los backlinks?

Los enlaces entrantes o backlinks son enlaces que apuntan a tu web desde otros sitios. No son todos iguales, evidentemente. Si proceden de sitios de mucho prestigio y con los que Google ya está familiarizado, funcionarán mejor que si proceden de webs con menos autoridad o tráfico.

Lo ideal es tener un portafolio de backlinks variado, lo más natural posible.

Esto se puede lograr de forma “orgánica”, es decir, creas contenido en tu blog de gran calidad y otras fuentes lo encuentran y enlazan.

También se pueden realizar otras prácticas, como localizar aquellas webs que te gustaría que apuntaran a la tuya y ofrecerles contenido, como hemos visto en la primera de las estrategias de contenido SEO.

Pero también puedes buscar a aquellos que te han enlazado pero que quizás no lo han hecho correctamente o con el anchor text que te gustaría. Puedes contactar con ellos y ofrecerles la posibilidad de que enlacen a donde tu estrategia SEO más lo necesite.

¿Nos cuentas si alguna de estas estrategias de contenido SEO te ha funcionado y qué recomiendas a nuestros lectores? Te esperamos en los comentarios.