0 elementos
+34 657 818 109 / +34 666 734 744contacto@syndicali.com

RUTA POR LA TOSCANA PARA NO INICIADOS, PRESCINDIBLES E IMPRESCINDIBLES

Eva García Grau

¿Quién no ha soñado alguna vez con viajar a la Toscana? Pronunciar su nombre evoca las imágenes idealizadas  que aparecen en las guías de viaje, los pueblos de postal, los paisajes de suaves colinas y las carreteras de curvas sinuosas flanqueadas por los cipreses, tantas veces recorridas en películas comerciales como “Bajo el sol de la Toscana” o “Cartas a Julieta”. Incluso si uno ha viajado, una o más veces, resulta imposible sacudirse la nostalgia y las ganas de volver.

Imagina los vastos viñedos del Chianti, las casonas imponentes que albergan algunas de las bodegas más famosas y los vinos más caros de Italia, o las ciudades del arte como Florencia o, por qué no, suspira por ver la famosa Torre inclinada de Pisa, e inevitablemente siente el deseo de partir.

En ocasiones más de uno se pregunta si de verdad esos lugares existen y si son tan bellos como en la gran pantalla. Y es que la Toscana posee un encanto natural que la convierte en un inmenso plató. No en vano ha sido escenario de célebres rodajes como “La vida es bella”, “Gladiator” o la oscarizada “El paciente inglés”.

LA  REGIÓN TOSCANA: LA DIVERSIDAD DE SUS DIEZ PROVINCIAS

Con una extensión relativamente pequeña, comparable a la de la Comunidad Valenciana, lo primero que sorprende al viajero es la disparidad de paisajes que encuentra, recorriendo cada una de las diez provincias que conforman esta región.

Desde las canteras de mármol de Massa Carrara, al norte, junto a las poblaciones costeras de Livorno o las reservas naturales de la Maremma, en la provincia de Grosseto, a los imponentes bosques del Casentino, en los límites con la Región de Emilia-Romagna o bien al Norte de Florencia, en las  menos visitadas provincias de Pistoia y Prato ,vecinas de Lucca y la célebre Pisa, todo sorprende si solo se conoce la Toscana del cine.

Pocos lugares resultan tan impactantes como los paisajes lunares de “Le Crete Senesi” en la provincia de Siena, que contrastan con las extensiones de viñedos del Chianti, entre esta última y Florencia. Los valles, que en italiano tienen nombre femenino, desde la Val di Sieve, a la Val d’Elsa , a la di Chiana, a la d’Orcia, compiten en belleza y nos sugieren un itinerario perfecto “de Valle a Valle”.

Periodista especializada en turismo, Eva García Grau

Tan distintas las ciudades construidas con tufo volcánico (o toba), como Pitigliano, Sorano y Sovana, rodeadas de los enterramientos y las termas desde el tiempo de los Etruscos, y las murallas, presentes por doquier, en tantas poblaciones coronadas de torres y restos de fortificaciones, testigos de épocas convulsas y rivalidades históricas.

Y las islas, claro, porque la Toscana posee un archipiélago propio. Algunas célebres como la de Elba, lugar de exilio para Napoleón, o la de Giglio, desgraciadamente famosa por el trágico naufragio del Costa Concordia el 13 de enero de 2012.

Sucesos pasados o recientes aparte, poseen, como toda la región, vestigios de la influencia  y el mecenazgo cultural de los Medici, pero también una diversidad de especies  que ha convertido a este archipiélago en el Parque Nacional marino más grande de Europa.

Como curiosidad, ¿sabíais que la famosa isla de Montecristo, que aparece en la novela de Alejandro Dumas, se encuentra aquí? Aunque las visitas a la misma están restringidas, es necesario un permiso, y tan sólo 1.000 personas pueden acceder a ella cada año.

QUÉ VER EN TU PRIMER VIAJE A LA TOSCANA

Incluso si ya se ha visitado anteriormente, siempre quedará algo por conocer, descubrir o admirar. No hay un único viaje a la Toscana pero todos están en ella.

Hay un viaje para los amantes del arte, o para los aficionados a la fotografía, para los apasionados del enoturismo o del slow food – ese movimiento que surgió en Italia y que promueve el placer en la mesa, la sostenibilidad a través de los productos locales, y el conocimiento- y que en Toscana se practica tan bien.

¿Y por qué no un poco de todo?- se preguntará el viajero-. Es una idea perfecta que, además, contentará a todo el mundo si el viaje se hace en compañía.

LOS IMPRESCINDIBLES (O PRESCINDIBLES), LUGARES PATRIMONIO DE LA UNESCO

Florencia

Su centro histórico, fue el primero de los lugares de la Toscana declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Se dice que la ciudad es un auténtico museo al aire libre y, más allá de lo manido de la frase, es absolutamente cierto.

Si se dispone de tiempo para visitarla durante varios días, los amantes del arte disfrutarán de una de las pinacotecas más importantes del mundo “Le Gallerie degli Uffici”. Giotto, Michelangelo, Leonardo, Caravaggio y los grandes maestros de la pintura flamenca- por citar solo algunos- comparten espacio con las esculturas que pertenecieron a la familia Medici.

Más allá de los imprescindibles en las guías, como la Catedral y su cúpula de Brunelleschi, o la imponente escultura del David de Miguel Angel, es  recomendable la visita a alguna de sus iglesias:  La Santa Croce o Santa Maria Novella,  pero también otras menos conocidas que encierran grandes tesoros , como la del Carmine (el Carmen) en el barrio de Oltrarno , en la que visitar, previa reserva, los imponentes frescos de la Capilla Brancacci.

Para los no iniciados en el mundo del arte, la ciudad ofrece un ambiente bullicioso durante el día- quizá en exceso-. Los mercados, el central con sus puestos de frutas y verduras, y el de San Lorenzo para comprar -previo regateo- ropa o bolsos de cuero, son siempre buena opción.

Cuando el sol se pone, Florencia regala uno de los atardeceres más bellos jamás contemplados, sobre el Ponte Vecchio – símbolo de la ciudad-. El Ponte della Trinità y el Piazzale Michelangelo son los mejores puntos desde los que  inmortalizar el momento.

Siena

La eterna rival de Florencia, con la que combatió durante siglos, posee un inmenso patrimonio artístico medieval y gótico. Comparar ambas no tiene demasiado sentido aunque si hay algo que diferencia a Siena es el hecho de poseer un carácter propio, seguramente herencia del largo periodo durante el cual fue una República (desde el siglo XII, hasta su derrota frente a Florencia en la batalla de Marciano, en 1555).

Su división en 17 barrios, o Contradas, que derivan muy probablemente de la organización territorial por gremios habitual en la Edad Media, permanece, y con ella una de las fiestas más conocidas internacionalmente: Il Palio, la carrera de caballos más peligrosa y emocionante del mundo que tiene lugar en su famosa Piazza del Campo. Si hay un “imprescindible” es visitar esta ciudad un 2 de junio o un 16 de Agosto.

Pisa

Su Piazza del Duomo, más conocida como Campo dei Miracoli, forma parte del Patrimonio UNESCO. Si uno no es un auténtico “forofo” del arte, la visita es prescindible, y la foto sosteniendo la Torre inclinada también.

Descubrir el resto de la ciudad o visitar la cercana Lucca puede ser una alternativa excelente. A medio camino entre Lucca y Florencia, una parada en la ciudad de Vinci, cuna de Leonardo, es muy recomendable. Imprescindible visitar su casa natal, en un bello paraje rodeado de olivos, y por supuesto su Museo.

Pienza

Esta pequeña ciudad en la provincia de Siena, está considerada la ciudad ideal según los cánones renacentistas, por el trazado de sus calles, su Catedral o el Palazzo Piccolimini entre otros.

Imprescindible recorrer el paseo de sus murallas, que se asoman a la belleza indescriptible de la Val d’Orcia. Disfrutar de su excelente gastronomía, o comprar el mejor queso pecorino (de oveja) de la zona, se suman a la lista de imprescindibles.

La Val d’Orcia

Fue declarada en su conjunto, patrimonio de la UNESCO en el 2004 por la belleza de sus paisajes, que inspiró a tantos artistas desde la Edad media.

Desde Montepulciano a Montalcino, visitando Pienza y San Quirico d’Orcia, las suaves colinas por las que se conoce a la Toscana, se encuentran en realidad aquí. Este valle único merece mucho más que una visita fugaz en un primer viaje a Toscana. Recorrerlo en primavera es una experiencia única y un regalo para la vista.

Contenidos especializados en turismo, Eva García Grau

Menos visitadas quizá son poblaciones como Castiglione d’Orcia o Radicofani, cada una con su respectiva  “Rocca” (Fortaleza defensiva) y que, lejos de quedar relegadas a un segundo plano, deberían formar parte de este viaje.

San Gimignano conocida como la Manhattan medieval por sus altísimas torres (72, de las que se conservan 13) Es un (im)prescindible por la  afluencia de turismo masiva, aunque su Catedral y su pinacoteca contienen obras maestras de Ghirlandaio, Pinturicchio o Filippino Lippi. Es innegable la belleza y singularidad de San Gimignano pero la vecina Volterra no tiene nada que envidiarle.

Las Villas y jardines mediceos

Las villas que, en el entorno rural de Florencia, fueron propiedad de la familia Medici, entre los siglos XV y XVII, han sido la última incorporación al listado UNESCO. Merece la pena la visita a alguno de los 14 lugares, (entre villas y jardines) que la conforman, como la Villa de Fiesole o la Villa Demidoff (más conocido como Parque de Pratolino) con sus imponentes fuentes y esculturas.

EXPERIENCIAS ÚNICAS EN LA TOSCANA

Una cata de vino en el Chianti, recorriendo la carretera regional 222, acompañando una de las mejores “bisteca fiorentina” en Panzano in Chianti, o descubrir  denominaciones como el vino Nobile de Montepulciano,  el Brunello de Montalcino o el Vernaccia de San Gimignano.

Un baño en las termas naturales de Bagni San Filippo y su famosa “ballena blanca” o las más espectaculares “Cascate” de Saturnia (Provincia de Grosseto) ambas al aire libre y gratuitas. En Toscana hay más de una veintena de termas y centros termales, algunos con impresionantes edificios, como en Montecatini (provincia de Pistoia)

Contemplar un cielo estrellado como pocas veces habréis visto, salpicado de luciérnagas, alojados en coquetos agroturismos o casas rurales, para todos los gustos y bolsillos, mejor cuanto más pequeño y menos conocido el pueblo.

Ninguna experiencia es comparable a recorrer la Toscana, deslizarse entre las ondulantes colinas, entre viñedos y cipreses. Nada como perderse entre las curvas imposibles de las carreteras locales y parar en cualquier lugar, porque cada rincón, cada colina coronada por hermosos “casolares”, entre el trigo, la vid o los olivos, merecen una parte de nuestro tiempo.

Huid de los imprescindibles y escoged los vuestros propios. Probad a olvidaros del reloj y nunca os aflijáis porque, por muchas veces que regreséis, siempre os quedará esa sensación de que faltó tiempo, que quedó algo pendiente, por ver o hacer.

Sólo un consejo, que no pretende serlo, para el viajero: “Recordad que es en el camino, en el descubrimiento, dónde encontraréis la verdadera esencia de la Toscana”.

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan las opiniones de Syndicali ni de los miembros de su equipo directivo.

EVA GARCÍA GRAU

Licenciada en Periodismo por la Universidad del País Vasco y titulada en Community Management por la UNED. Apasionada de los viajes y la cultura. Bloguera desde 2009: “De viajes y libros” y “Dreamingholidays”. Con experiencia en periodismo radiofónico, desarrollo de proyectos multimedia y elaboración de contenidos web. Ligada profesionalmente al sector sociosanitario y a la atención al cliente.

Turismo y ocio

Educación y cultura

Gastronomía

Salud y bienestar

Varios