0 elementos
+34 657 818 109 / +34 666 734 744contacto@syndicali.com

Marketing gastronómico: mejores ejemplos

por | May 21, 2019 | MARKETING | 0 Comentarios

El marketing gastronómico ha ido cocinándose a fuego lento (muy lento) durante años para empezar a servirse en la actualidad de una forma cada vez más apetecible para los clientes.

Parece mentira que con tanta buena materia prima como había, este tipo de marketing no haya destacado en las mesas de los chefs (entiéndase profesionales del marketing) que mostraban cartas insulsas (léase contenidos y campañas) capaces de quitar el apetito a cualquiera.

Pero ahora la historia en torno a la mesa de la gastronomía es otra y asistimos a un bello espectáculo en el que las marcas de este sector se afanan por salpimentar y buscar nuevas recetas que avalen sus negocios ante los más exquisitos paladares de los usuarios.

Sin más, te invitamos a que te pongas el delantal porque vamos a meternos de lleno en los fogones del marketing enfocado en la gastronomía.

Ebook sobre marcas ecommerce y marketing de contenidos

¿Qué es el marketing gastronómico?

El marketing gastronómico es un tipo de marketing que engloba aquellas acciones necesarias para atraer, captar y fidelizar clientes a través de productos y servicios gastronómicos.

La definición es del todo lógica siendo los dos ingredientes principales que la definen el marketing y la gastronomía.

Marketing gastronómico, ejemplos

¿Cómo utilizar el marketing gastronómico en tu negocio?

Partimos de la base de que los tres principales objetivos del marketing son atraer, captar y retener.

Teniendo esto en cuenta, las formas que tenemos a nuestra disposición para usar la mercadotecnia en el sector gastronómico son muchas y variadas, encontrando entre las más comunes las siguientes:

  1. Promocionar nuestro negocio.
  2. Ganar nuevos clientes.
  3. Fidelizar los clientes ya existentes.
  4. Llevar la marca a ser un referente en el sector.
  5. Ofrecer una buena experiencia de usuario.

Vamos a centrarnos en ellas pero antes, se impone que empecemos a poner a remojo unas cuantas preguntas.

A saber:

  • ¿Por qué queremos promocionar nuestro negocio gastronómico?
  • ¿Con qué medios contamos para ello?
  • ¿Qué nos diferencia de nuestros competidores?  
  • ¿Cuál es nuestra propuesta de valor?
  • ¿Sabemos quién es nuestro público objetivo?
  • ¿Existen nuevos nichos de mercado a los que podremos dirigirnos o es un círculo cerrado?

Ahora que ya hemos sembrado unas cuantas dudas en tu cabeza, volvamos a centrarnos en las acciones de marketing y en cómo vamos a llevarlas a cabo. Además, también te invitamos a pensar en por qué es importante que las desarrolles según lo que interesa a tu negocio en cada momento.

Vamos con ellas.

1/ Promocionar nuestro negocio

Quizás esta sea la más evidente de las cinco y se sitúa principalmente en el objetivo de atraer que ya hemos mencionado.

Tanto si nuestro negocio es de nueva cuña como si ya es veterano en el sector, darle la máxima visibilidad es algo más que importante, imprescindible.

En algunas ciudades, sobre todo en las más grandes, la oferta de negocios relacionados con la gastronomía que abren y cierran por falta de resultados es enorme. Permítenos que afirmemos que demasiado grande para un sector que, con todo y con eso, mueve millones de euros al año.

Inmersos en un escenario en el que la competencia es tan feroz, una promoción adecuada puede ser la tabla de salvación y al revés, una mala promoción o la falta de ella puede provocar que un negocio se vuelva invisible y tan inviable como para tener que echar la persiana en menos tiempo de lo deseado.

Por eso, la promoción es vital. ¿Y cómo podemos ponerla en práctica?

Pues aquí también tenemos una amplia diversidad de soluciones, desde los clásicos medios de publicidad offline de toda la vida (anuncios TV, radio, vallas publicitarias, propaganda y más) a los medios más innovadores que ha traído consigo el medio digital (PPC, redes sociales, posicionamiento en buscadores, páginas web, etcétera).

Vamos a enfocarnos en la parte online y te proponemos pensar en la respuesta a otra pregunta: ¿cómo elegir entre las propuestas mencionadas cuál es la mejor para nuestro negocio?

Sí, lo reconocemos, esta pregunta tiene trampa. ¿Por qué? Pues porque no son excluyentes entre sí y se pueden implementar varias de ellas al mismo tiempo.

Así por ejemplo, con una buena estrategia de contenidos podemos conseguir que nuestra página web y los contenidos asociados a ella, alcancen buenas posiciones en Google que, de todos es sabido, es un gran escaparate para cualquier marca y, por supuesto, también para cualquier negocio gastronómico.

También podemos poner en marcha campañas de PPC que refuercen nuestros esfuerzos orgánicos o podemos potenciar nuestra web a través de microcontenidos en redes sociales.

Como ves las opciones son tantas como queramos o como puedan afrontar  nuestro presupuesto económico y de recursos humanos.

2/ Ganar nuevos clientes

Sobra decir que estamos hablando del objetivo de captación comentado al principio y nos apoyamos en la volatilidad que afecta a este sector para hacer hincapié en que la captación de nuevos clientes es fundamental.

¿Significa esto tirarnos a ofrecer nuestros servicios a diestro y siniestro? Es obvio que no.

La captación de clientes que verdaderamente nos traerá resultados será aquella en que tengamos perfectamente definidas las identidades de nuestro target objetivo.

Si somos un restaurante con 1 estrella Michelín no tendrá ningún sentido que nos enfoquemos en un público menor de edad.

Si nuestro negocio es de suministro de materiales para hostelería de lujo no habrá sitio para que busquemos a nuestra clientela entre cadenas de comida rápida.

Si somos un negocio de restauración que oferta ambientes relajados, que invitan a la meditación no aceptaremos grupos masivos que puedan romper con la armonía y la promesa de ausencia de ruido estridente que representa a nuestra marca.

Si somos un restaurante especializado en preparar carne y pescados a la brasa no deberemos perder ni un minuto ofreciéndonos a un público vegano.

Con esto lo que queremos dejar claro es que la segmentación de nuestras audiencias es el primer paso para optimizar esos recursos de los que ya hemos hablado y para conseguir que los clientes potenciales pasen a la categoría de clientes confirmados.

3/ Fidelizar los clientes ya existentes

Dentro del objetivo de retener encontramos la fidelización de aquellos que ya son nuestros clientes. Y es que, tan importante como captar nuevos clientes es mantener a los que ya hemos conseguido.

Un cliente fiel a nuestra marca es la mejor moneda de cambio para atraer a nuevos clientes a nuestro negocio. Con la ventaja de que los usuarios valoran en mucha mayor medida las recomendaciones de un amigo o de un familiar que las propias recomendaciones hechas por las marcas.

Dicho esto, ¿cómo podemos fidelizar a nuestros clientes? Nuevamente, tenemos varias opciones.

  • Con programas de fidelización. Pueden ser tipo tarjetas de puntos a nuestros clientes habituales en las que los van acumulando cada vez que visitan nuestro establecimiento y al de X puntos tienen derecho a una comida gratis.
  • Con detalles exclusivos. Un ejemplo son las copas o los dulces gratis al finalizar la comida. Detalles tan simples como estos son del agrado de la mayoría de los comensales que se sienten tratados de una forma especial. ¿Y a quién no le gusta que le hagan sentirse especial?
  • Con ofertas o descuentos en el precio del servicio al adquirir un servicio superior.

Con un servicio de atención al cliente basado en la excelencia y en el trato personalizado que les haga sentirse parte integrante de la marca.

Fidelización en marketing gastronómico

4/ Llevar la marca a ser un referente en el sector

Siendo tantos ofreciendo lo mismo en muchos casos, sólo será posible que unos pocos destaquen y sobrevivan y para sobrevivir no sólo hay que ser bueno, sino que hay que ser el mejor.

Por eso una de las mejores formas de atraer, captar y retener a nuestros clientes es siendo los mejores en lo nuestro. Sí, en este caso todos los objetivos están representados.

Trabajar por y para que nuestro negocio sea la primera opción cuando alguien busca o piensa en marcas que ofrecen lo que nosotros ofrecemos, es clave para asegurar una larga vida.

Si piensas en marcas que son “top of mind” para los clientes descubrirás que todas ellas destacan por ser referentes en sus distintos sectores.

Te ayudo con algunos nombres para que lo veas más claro:

Apple = exclusividad y diseño en dispositivos tecnológicos.

BMW = lujo y tecnología en el sector automovilístico.

Leroy Merlin = facilidad y precios asequibles en el sector del bricolaje.

Ikea = precios bajos y DIY.

Amazon = variedad de productos y precios competitivos en el sector marketplace.

5/ Ofrecer una buena experiencia de usuario

En este caso, también intervienen todos los objetivos, y es que garantizando que el usuario queda satisfecho podemos conseguir atraer y captar a nuevos clientes que oigan hablar bien de lo que hacemos. Por supuesto, también podremos retener a los que ya nos han ofrecido su confianza dado que no les estamos dando motivos para que estén descontentos y se marchen.

¿Y cómo podemos dar una buena experiencia de usuario a través del marketing gastronómico? Pues tan simple como cumpliendo con lo que ofertamos.

Si nuestra agencia de marketing nos muestra como el mejor asador de pescado, no podremos permitirnos presentar un besugo seco o recalentado.

Si nuestro bar se muestra como la coctelería más innovadora de la ciudad, no podremos permitirnos un barman que no sepa preparar un Manhattan.

Si nuestro hotel se distingue por la innovación tecnológica, no será de recibo que la WI-FI falle o que los televisores no sean de última generación.

Estos son solo algunos ejemplos, a continuación, vamos a ver algunos más con nombres y apellidos para poder tener una imagen mucho más clara.

Mejores ejemplos de marketing gastronómico

Mejores ejemplos

Lo prometido es deuda, así que veamos algunos ejemplos más de cerca.

Chicote o cómo promocionar tu negocio de forma diferente

Podremos estar a favor o en contra de sus formas, pero lo que sí no se le puede negar a Chicote es saber promocionar su marca y sus negocios de forma que no deja indiferente a nadie.

Este profesional no sólo se ha conformado con tener su propio restaurante con una seña de identidad propia, sino que además ofrece servicios de asesoría gastronómica y cuenta hasta con su propia escuela.

En este vídeo vemos lo que nos cuenta sobre su escuela.

El Nacional Barcelona o cómo captar nuevos clientes por nichos

Si algo saben en el Nacional Barcelona es segmentar a su público. Para ello se valen de 5 espacios que conforman 5 universos gastronómicos independientemente dependientes. Permítenos el juego de palabras pero es la mejor forma de definir este conglomerado de diferencias unidas por una esencia común.

Arzak o como fidelizar los clientes ya existentes  

Dicen que quien prueba el Arzak una vez ya no se resiste a seguir probando. Con su desmesurado apetito por probar y por innovar, Juan Mari Arzak se ha ganado a pulso el corazón de muchos clientes fieles que no dudan en repetir una y otra vez.

Eneko Atxa o cómo llevar la marca a ser un referente en el sector

Tokyo, Londres, Bilbao o Larrabetzu, Eneko Atxa se pone el mundo por montera y va dejando su impronta culinaria en grandes urbes o en pintorescos pueblos, le da lo mismo dónde porque lo que cuida es el cómo.

Así, su filosofía y su saber hacer avalan que los nombres tras su marca gocen de una salud envidiable.

Marqués de Riscal o cómo ofrecer una buena experiencia de usuario

Caldos ganadores de premios y una empresa tradicional en las formas pero que ha mostrado una gran valentía al apostar por un modelo de negocio diferente e innovador en el que el usuario es el centro de todo.

¿Te hemos puesto los dientes largos con este artículo o hemos saciado tu apetito sobre el marketing gastronómico? Esperamos tus comentarios.

¿Te llamamos?

Si quieres saber cómo podemos ayudarte a mejorar tus contenidos, te llamamos.