0 elementos
+34 657 818 109 / +34 666 734 744contacto@syndicali.com

El norte de la Península, tierra de misticismo

Miriam Cos

Leyendas e historias se unen en diferentes puntos de la zona norte de España para convertirse en reclamo de turistas y curiosos.

En una tradicional terraza acristalada familias al completo, grupos de amigos y algún que otro solitario vecino observan el paso del río Miera. Rodeado de casitas típicas montañesas, en primavera y verano el clima es más que agradable, mientras que en invierno el cuerpo pide un buen chocolate con churros, típico de la zona.

Es allí, en la cuidada terraza, donde cientos de generaciones han acudido algún domingo o en unas vacaciones, siempre mirando al cauce.

La cafetería ‘El hombre pez’, en Liérganes (Cantabria) hace honor, y con creces, a su nombre. Frente a sus cristales y bajo el aroma del dulce más clásico, la leyenda y el misticismo se visten de reclamo para cientos de turistas cada año.

Porque más allá de un ambiente rural y un balneario con aguas sulfuradas y con propiedades curativas, el municipio cántabro, en la comarca de Trasmiera, esconde una de las historias más curiosas de la zona.

Cuenta la leyenda que un joven matrimonio de Liérganes, Francisco de la Vega y María de Casar, tuvieron cuatro hijos. Al poco tiempo el marido falleció, por lo que la mujer decidió enviar a uno de sus hijos, Francisco, a aprender el oficio de carpintero en Bilbao.

Quiso la desventura que una noche de San Juan de 1674, cuando el joven acudió a la ría bilbaína a bañarse con unos amigos, desapareciera. Fue entonces cuando se creó un relato mitológico en torno a la figura del joven que aun hoy en día tiene adeptos e incluso creyentes.

Se dice que, años después de su desaparición, el joven fue visto en las costas de Dinamarca, también en el Canal de la Mancha, e incluso unos pescadores gaditanos afirmaban haber atrapado al joven con sus redes.

Contaron que parecía un ser acuático pero con apariencia humana. Fue entonces cuando, con ánimo de capturarle definitivamente, los pescadores lograron dar con él y comprobaron que era un hombre cubierto de escamas.

Tras varios días sin decir palabra lo único que llegó a pronunciar fue “Liérganes” y, tras investigar un poco llegaron a la conclusión de que se trataba del joven Francisco.

Miriam Cos, periodista

Según el relato, el cántabro volvió a su casa, donde permaneció un tiempo con un comportamiento extraño, sin hacer nada en particular y vagando por la zona. Tras nueve años, se lanzó al mar y nunca más se supo de él.

Así, frente al Miera, una legendaria estatua hace honor al personaje mitológico, que cuenta con un Centro de interpretación Histórica en su nombre desde donde se realizan actividades culturales.  

No es la única misteriosa figura que cuenta con su propio lugar de peregrinaje para los más curiosos y místicos. En las faldas del monte Gorbea, en el macizo cárstico de Itxina, en la localidad de Orozko (Bizkaia), una cueva denominada Supelegor espera cada invierno la llegada de la diosa Mari.

Allí viaja, según la leyenda, convertida en bola de fuego desde el Anboto y han sido, durante generaciones, muchos los pastores de la zona y también ferrones que han contado sus historias.

Para llegar hasta el lugar, basta con acudir al inicio de Pagomakurre, la entrada al Gorbea y adentrarse por un sendero entre merenderos y barbacoas a la derecha del parking. Allí comienza una subida hasta la puerta a la magia, Ojo Atxular.

Un arco que hace las veces de balcón y que por un lado ofrece una de las mejores vistas de la zona que va desde el valle de Orozko hasta el mismo mar y que por el otro, transporta al visitante hasta los encantados escenarios de lamias, los duendes y el famoso basajaun. Antiguamente, era la entrada a otra misteriosa cueva pero el paso del tiempo acabó con su estructura.

Las historias que unen a la diosa Mari con la zona son muchas. Basta con acudir a los barrios más allegados a Itxina y preguntar a sus vecinos para dar con algunas de las leyendas más conocidas en la comarca.

Y lo cierto es que son muchos los que se acercan hasta allí por la simple curiosidad de dar con una de las moradas de la deidad vasca. Más allá de cuentos, la cueva alberga 16 de las 25 especies de murciélagos catalogados en la Península, además está rodeada por uno de los paisajes más impresionantes de la zona. Los amantes del monte no pueden dejar de descubrirlo dando la vuelta por la ruta hacia Arraba.

Brujas y ciervas

Aunque más allá de dioses y misterios, lo cierto es que la magia de la historia, en ocasiones, puede llegar a límites insospechados. Convertido en uno de los lugares más famosos de Navarra gracias a el arte cinematográfico de Álex de la Iglesia, Zugarramurdi tiene mucho que contar.

La localidad, conocida como tierra de brujas, cuenta con uno de los complejos cársticos más impresionantes de la comunidad autónoma y también con uno de los momentos de la Inquisición más terribles e importantes.

La gruta, llamada ‘Sorginen Leizea’-cueva de brujas en euskera-, se encuentra a tan solo 500 metros de la población y llega a alcanzar una longitud de 122 metros.

Aunque dejando aparte sus impresionantes dimensiones, fue allí donde, a principios del siglo XVII, se realizaban rituales paganos, lo que supuso la prueba principal para que el Tribunal de la Inquisición acabase con la vida de más de una decena de personas por acusaciones de brujería.

Si necesitas una periodista para tu empresa, Miriam Cos

Un terrible pasado que ha marcado la historia de la población y que ha convertido sus cuevas en punto primordial del turismo que acude a Navarra y Francia. Todo empezó a principios de 1600 cuando una joven comenzó a contar a los vecinos algunos sueños en los que volaba y veía a otros habitantes practicando aquelarres.

Aunque en un principio se solucionó con la intervención del párroco, todo llegó a oídos de la Inquisición, que encausó a unas 53 personas. La mayoría de ellas murieron en el camino o en las cárceles, mientras que en 1610, en Logroño, 21 arrestados fueron acusados de delitos menores, 21 fueron perdonados y 11 condenados a la hoguera.

Siendo protagonista del proceso más grave de la historia de la Inquisición contra la brujería, además de las cuevas, los turistas pueden visitar su famoso Museo de las Brujas, antiguamente un hospital, donde se trata de perpetuar la memoria histórica de las personas que fueron asesinadas en el proceso y donde se puede dejar de lado las partes más surrealistas de la historia, para mostrar a la población de la época y acercar a la gente, nuevamente, a la mitología de la mano de los dioses Mari y Aker.

Un poco más lejano en la historia, y nuevamente en Cantabria, las cuevas Covalanas, en Ramales de la Victoria –en el pasado, epicentro de guerras carlistas-, apartan la mirada de Altamira para que visitantes y turistas puedan conocer otra parte del arte prehistórico más cargado de magia.

Patrimonio de la Humanidad desde el año 2008, sus guías, que realizan visitas de número reducido –de unas siete personas con cita previa-, transportan al grupo hasta un entorno muy especial.

La gruta es una de las pocas de España que cuenta con figuras de ciervas. Una veintena en total. Además, un ciervo, un caballo, un uro, una posible figura de tipo híbrido y tres signos rectangulares conforman el entramado de pinturas rupestres. Así, es conocida como ‘la cueva de las ciervas rojas’.

Con dos cavidades, la primera sin arte presente y donde se realizaban conciertos en los años 80, y la segunda, de reducida dimensiones y donde se encuentran las pinturas, los visitantes pueden descubrir los trazos de las figuras mediante contornos punteados que guardan la frescura original de la tonalidad rojiza creada tras mezclar agua con óxido de hierro, previamente pulverizado. A continuación los artistas utilizaban sus dedos o las manos para impregnar las rocas, aunque también se ayudaban de tampones fabricados con huesos o con pequeños palos cubiertos de cuero.

Lo que le da magia al lugar, aparte de su entorno natural, es que todavía, hoy en día, se desconoce la razón por la que sus habitantes dibujaron tal número de ciervas.

Todavía, estudiosos y guías se encuentran estudiando la razón de los dibujos y la intencionalidad de los mismos, ya que en otros casos las pinturas rupestres representan la caza del momento o el estilo de vida.

Datada de hace aproximadamente 22.000 años antes de Cristo, fue descubierta por Lorenzo Sierra, en colaboración con Hermilio Alcalde del Río, dos figuras claves de la investigación arqueológica en Cantabria y se conforma como la segunda cueva con arte paleolítico después de Altamira.

Muchas preguntas en el aire para cuatro lugares completamente distintos que cada año acogen visitas de amantes de la etnografía, la mitología y el arte y también de muchos curiosos, que descubren gran parte de la historia del norte de la Península, cargada de tesoros arqueológicos e históricos.

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan las opiniones de Syndicali ni de los miembros de su equipo directivo.

MIRIAM COS

Las historias de la calle siempre me han gustado y los libros me atraparon desde que pude aprender a juntar letras con los cuadernos Micho. Entre historias y libros, llegué a Bilbao para estudiar Periodismo y Programación Informática. Periodismo digital y escrito han conformado mis más de 5 años de experiencia en los que he aprendido mucho de la nueva era digital y, sobre todo, de las personas.

Educación y cultura

Turismo y ocio

Sociedad

Moda

Gastronomía