0 elementos
+34 657 818 109 / +34 666 734 744contacto@syndicali.com

Amazon aumenta su oferta Prime con ebooks y música sin coste adicional

Rubén Mendoza

Amazon lo ha vuelto a hacer. El gigante de ventas online ya hace tiempo decidió meterse de lleno en el mundo del VOD (Video On Demand), con series y películas propias y un catálogo que crece día a día.

Lo más sorprendente de este movimiento es que este servicio se incluyó sin coste adicional dentro de sistema Prime de envíos gratuitos, algo que la compañía estadounidense ha vuelto a hacer esta vez añadiendo también libros y música.

La compañía fundada por Jeff Bezos en 1994 es en la actualidad la marca minorista con más valor de todo el mundo, superando a otras grandes empresas como Alibaba, Ikea o Ebay, según un ranking realizado por WPP y Kantar.

Desde que comenzó como una simple web de venta de libros bajo el nombre de Cabadra o Relentless, Amazon ha crecido hasta ofertar todo tipo de productos llegando a contar con 100 millones de suscriptores de Prime. Sin embargo, parece que el comercio electrónico se le ha quedado pequeño.

“Cuando ganamos un Globo de Oro nos ayuda a vender más zapatos”

En el año 2016 las grandes plataformas de vídeo bajo demanda como Netflix se encontraban con un nuevo competidor: llegaba Prime Video a todo el mundo.

Esta nueva plataforma, que ya funcionaba en Estados Unidos, ofertaba un catálogo de películas y series lanzándose además a la producción propia de algunos contenidos.

Aunque en un primer momento el número de títulos disponible era considerablemente inferior al de algunos de sus competidores, Prime Video ha ido poco a poco aumentando en cantidad y también en calidad, consiguiendo hacerse con los derechos de algunos estrenos importantes.

Pero, lo que hace realmente competitivo al servicio de Amazon es su precio. Mientras que Netflix ofrece la suscripción básica por 7,99 € al mes (10,99 € si quieres disfrutar del contenido en HD), Prime Video se incluyó sin coste adicional entre los clientes de Prime.

Esto quiere decir que por 19,95 € al año que cuesta en España, además de contar con los envíos rápidos gratuitos, se pueden ver todos los contenidos de Prime Video. Este servicio se habilitó para los clientes de forma automática por lo que, todavía a día de hoy, hay personas que tienen disponibles series como The man in the high castle o La Maravillosa Sra. Maisel y no lo saben.

Periodistas para empresas, Rubén Mendoza

Tras este movimientos, muchos han cuestionado la estrategia de Amazon señalando la gran diferencia entre los mundos en que se mueve, además del precio tan bajo que ofertan en comparación con el resto. Jeff Bezos lo ha tenido claro desde el principio y en 2016 resumió muy gráficamente esta estrategia: “Cuando ganamos un Globo de Oro nos ayuda a vender más zapatos”.

Todo está estudiado al detalle. Según sus informes, los clientes que están suscritos al sistema Prime compran más productos en Amazon que los que no lo son. Esos estudios también señalan que el porcentaje de personas que comienzan a pagar Prime después del mes de prueba es superior entre los que han utilizado Prime Video. Se les atrae con los contenidos audiovisuales y, gracias a eso, compran más en la web.

El sistema de rentabilidad de las series también es claro. Según sus razonamientos, la primera serie que ve un usuario después de unirse a Prime es la motivación para esa suscripción. A partir de eso se hace una comparativa entre el coste de la producción y el número de socios que ha atraído.

Por ejemplo, la primera temporada de la mencionada The Man in the high castle costó 72 millones de dólares y atrajo a 1,15 millones de usuarios. Esto quiere decir que el precio por cliente fue de unos 63 $, un montante inferior a los 119 $ que pagan los suscriptores en Estados Unidos, y sin contar los productos que comprarán.

Una adaptación de El Señor de los Anillos para cambiar el rumbo

Prime Video ha conseguido muy buenas críticas para algunos de sus contenidos originales, como pueden ser Mozart in the jungle, Transparent o American Gods, pero no han dejado de ser series para un público muy concreto y alejadas de los grandes éxitos de otras compañías como Juego de Tronos o Stranger Things.

Pero todo indica que eso va a cambiar. Amazon ha decidido entrar en el campo de las grandes producciones para competir internacionalmente y lo va a hacer por todo lo alto: con una adaptación de El Señor de los Anillos.

Todas las plataformas se han pegado por conseguir este proyecto, pero finalmente ha sido Amazon quien ha apostado más fuerte. Según parece, el precio de la adquisición de los derechos se situaría entre los 200 y los 250 millones de dólares, a lo que habría que sumar el coste de producción.

El acuerdo es para cinco temporadas con un presupuesto de 1.000 millones de dólares que, comparados con los 6.000 millones que recaudaron en total las tres películas de la trilogía, hacen pensar que puede ser un buen negocio.

Debido a esta nueva estrategia, series como la citada Mozart in the jungle, ganadora de varios Globos de Oro como mejor comedia y por la estupenda actuación de Gael García Bernal interpretando al peculiar director de orquesta Rodrigo De Souza, han visto cómo no eran renovadas.

Todavía hay más: música y libros

Cuando parecía que los servicios de Prime no podían crecer, llegó un nuevo anuncio de la compañía estadounidense. A principios del mes de junio, Amazon informaba que, a partir de entonces, los clientes de Prime podrían leer ebooks y escuchar música en streaming sin coste adicional, es decir, por esos 19,95 € al año que cuesta la suscripción en España.

Amazon ya tenía disponible Kindle Unlimited para poder leer libros en cualquier dispositivo por 9,99 € al mes; y Amazon Music Unlimited, por el mismo precio, para poder reproducir música en una aplicación parecida a Spotify o al Play Music de Google.

Pero, con este movimiento, la empresa dirigida por Jeff Bezos no ha abierto estas plataformas a los clientes de Prime, sino que ha creado dos nuevas: Prime Reading y Prime Music.

Redacción de artículos para empresas por Rubén Mendoza

¿Cuál es la diferencia? La cantidad. Mientras que el servicio musical de pago presume de tener una librería de 50 millones de canciones, el incluido en Prime no pasa de los dos millones.

Lo mismo sucede con los lectores de ebooks: mientras uno anuncia más de un millón de títulos, el otro se conforma con unos cientos. Además, en el caso de Prime Reading, el usuario solo puede contar con 10 libros de forma simultánea; los libros no se quedan en su propiedad sino que para descargar uno nuevo antes hay que devolver otro.

A pesar de estas limitaciones, lo cierto es se pueden escuchar algunas canciones bastante actuales, así como leer verdaderos éxitos de la literatura como pueden ser los de la saga Harry Potter, o a autores como Neil Gaiman o Noah Gordon.

Todo ello más Prime Video y los envíos rápidos por 19,95 € al año, un precio muy alejado de los 10,99 € al mes de Netflix, los 9,99 € al mes de Spotify o los 8,99 € al mes de Nubico para la lectura de ebooks.

La cara oculta de los nuevos servicios

Parecen claras las ventajas que ha ofrecido Amazon a sus clientes con esta idea de ir ofreciendo más servicios pero, ¿es posible que regalen sin esperar nada a cambio?

Como se ha visto, todo está más que planeado en la compañía de Jeff Bezos y estos movimientos no dejan de ser otra prueba de ello. Amazon no está haciendo nada distinto a lo que han hecho miles de empresas históricamente: te doy más servicios para después subirte el precio y poder argumentar que se debe a que te estoy ofreciendo más cosas.

Da la sensación de que esto es lo que va a ocurrir. En los últimos meses ya se ha estado hablando de una posible subida de precios en la suscripción a Prime, sobre todo tras el aumento en Estados Unidos a 99 $ y, posteriormente, a 119 $ al año. Este incremento se espera que se aplique en el resto de países dentro de no mucho.

Es cierto que estos nuevos precios siguen estando dentro del mercado, e incluso pueden resultar hasta baratos observando todos los servicios que ofrecen. Sin embargo, no dejan de suponer un perjuicio para los que, por ejemplo, quieren disponer de las ventajas de envíos o de compras de Prime pero no utilizan los sistemas de vídeo bajo demanda o el resto de nuevos servicios que se han incorporado.

Estos usuarios verán cómo aumenta considerablemente su factura sin obtener ellos nada que les interese a cambio.

Pero el camino iniciado por Amazon parece no tener fin y habrá que esperar los nuevos movimientos que puedan realizar en el futuro. Por lo pronto, en los próximos meses se espera el desembarco en España de Echo, los altavoces y pantallas inteligentes con los que Amazon ha entrado en el mundo de la domótica y que ya están disponibles en otros países.

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan las opiniones de Syndicali ni de los miembros de su equipo directivo.

RUBÉN MENDOZA

Graduado en Periodismo y Comunicación Audiovisual. En los últimos años he estado centrado en el periodismo internacional, realizando dos documentales con el proyecto Miradas en la Frontera: en el norte de Grecia con la crisis de refugiados y en Nepal a raíz del terremoto de 2015. Además, he escrito sobre cultura en medios como Gran Imaginador o Ecartelera y he trabajado en proyectos audiovisuales.

Educación y cultura

Deportes

Sociedad

Tecnología