0 elementos
+34 657 818 109 / +34 666 734 744contacto@syndicali.com

Turismo Bilbao con niños

por | Feb 26, 2019 | TURISMO | 0 Comentarios

El turismo en Bilbao con niños tiene muchas más posibilidades de las que pensamos, ¿sabías, por ejemplo, que una de las fuentes más emblemáticas de la ciudad se llama la fuente del Perro y no son perros precisamente lo que podemos ver en ella? Esta es una de las mil anécdotas de las que te podrás servir al hacer turismo en Bilbao con niños.

Pero antes de llegar a eso, lo primero será explicarles que a Bilbao también se le conoce por el “Botxo” y que este sobrenombre, lo recibe al estar asentado en una especie de agujero de tierra rodeado de montes y montañas casi en su totalidad.

Si tus hijos muestran extrañeza por esta explicación, no te agobies, cuando subas al monte Artxanda tendrás ocasión de demostrárselo de primera mano pero, de esta excursión hablaremos más adelante.

Otro de los detalles que deberás decir a tus críos es que Bilbao es la capital del territorio histórico de Vizcaya y que en realidad no es una ciudad, sino una villa.

Debe su fundación a Don Diego López de Haro a quien se recuerda no solo dando nombre a la Gran vía bilbaína, sino incluso en el escudo de la ciudad donde dos hermosos lobos recuerdan al fundador.

¿Te has perdido? Nos explicamos mejor: la relación es lobos – Lupus – López.

No es una bilbainada (fanfarronería de los lugareños) si decimos que Bilbao es el mejor exponente de cómo una ciudad (villa en este caso) se reinventa a sí misma.

Su pasado industrial, aquel que le trajo prosperidad y un boom demográfico importante dio paso, obligado hay que decirlo, a una ciudad que tuvo que abandonar el color gris de sus astilleros e industrias para apostar por una amalgama de vivos colores que ahora representan la ciudad de servicios, moderna y de vanguardia en la que se ha convertido.

Y no es que lo digamos nosotros, lo avala por ejemplo que su premio en 2018 como mejor ciudad europea por “The Urbanism Awards” de “The Academy of Urbanism”.

Turismo Bilbao con niños, visita el metro

Para apuntillar lo anterior, en la imagen vemos una de las características bocas de metro conocidas como “Fosteritos” en honor de su creador, el archiconocido arquitecto Sir Norman Foster.

Ahora la capital vizcaína es un lugar elegido por muchos turistas y viajeros que sólos o en familia, recorren sus calles y se impregnan de sus costumbres, algunas de ellas cuando menos peculiares en muchos sentidos.

Después de estas pinceladas iniciales, seguro que te has quedado con ganas de conocer más, ¿verdad?

La mejor forma de conocer Bilbao en familia

A pesar de que si preguntamos a cualquier bilbaíno, nos dirá que Bilbao es una gran ciudad, la realidad es que su tamaño nos permite perfectamente conocerla y disfrutarla a pie casi en su totalidad.

En cualquier caso, y por si queremos combinar el paseo con algún medio de transporte, hay que decir que el “Botxo” disfruta de una buena red de transportes públicos que abarcan desde el metro a una flota de autobuses (el característico Bilbobus de color rojo), un joven tranvía y un veterano tren de cercanías.

Turismo Bilbao con niños, visita las afueras

Así mismo, en los últimos años el servicio de alquiler de bicis municipales está cobrando cada vez mayor peso específico, sobre todo, para los turistas y los estudiantes que conviven en la Villa de Don Diego López de Haro.

Pero volvamos al tema de conocer la ciudad a través de cómodos paseos.

Antes de empezar los recorridos que te propondremos en este post, hay que decir que Bilbao está formada por una serie de barrios interconectados entre sí que muestran una personalidad propia y distinta.

El toque bohemio y casi medieval del entramado de calles, callejuelas y cantones que conforman el Casco Viejo nada tiene que ver con el look chic de Indautxu. Ni qué decir tiene que la zona comercial y de servicios que se erige a lo largo de la Gran Vía tampoco tiene relación con el bullicio infantil del joven barrio de Miribilla.

Y así podríamos ir recorriendo uno a uno todos ellos mostrando las bondades de una ciudad que reclama cada vez con más fuerza un sitio en las mejores guías de ciudades del mundo para visitar solos o con niños.

Circuito 1

Uno de los paseos obligados empieza en “El Arenal” con vistas al Teatro Arriaga al que volveremos más tarde.

Aquí tenemos dos opciones:

  1. Atravesar el Arenal hasta el muelle de La Sendeja y al llegar a la altura del Ayuntamiento empalmar con el Paseo del Campo Volantín hasta llegar a Deusto.

    Turismo Bilbao con niños, no te olvides de pasear
  2. Cruzar el puente del Arenal y bajar al muelle de Uribitarte para iniciar el paseo hasta el Guggenheim o incluso llegar hasta el Palacio Euskalduna.

Ambos paseos los podemos hacer a pie, pero esta no es la única opción, de hecho, a nuestro paso nos toparemos con ciclistas y gente patinando por los carriles habilitados a tal efecto. Así que si preferimos estos otros medios también podremos tenerlos en cuenta.

Un detalle, al llegar al muelle de Uribitarte veremos que hay un pequeño embarcadero para tomar un servicio privado de barcos que hacen el recorrido por la Ría. Es otra opción que está ganando más y más adeptos.

Sí, la ría del Nervión cruza gran parte de la villa bilbaína dotándola de un encanto propio y de una serie de actividades acuáticas. Si quieres alquilar un kayak y remar también podrás hacerlo.

Circuito 2

Ya hemos mencionado antes el Casco Viejo, otrora centro neurálgico del pequeño comercio en Bilbao y que ahora no vive sus mejores años dado el avance de las grandes marcas de moda y franquicias, pero que resiste e insiste en dotar a la ciudad de un “no sé qué” especial.

El Casco Viejo también conocido como “las Siete calles” es un paseo obligado si queremos conocer a fondo la ciudad.

Lo de “las Siete calles” le viene de cuando el Casco Viejo lo formaban 3 calles paralelas rodeadas por murallas que, con el tiempo, hubo que derribar para poder trazar cuatro calles más perpendiculares a la Ría y agrandar un casco urbano que se expandía con rapidez.

Pasear por las calles del “Casco” implica impregnarse de parte de la historia de la villa con sus fuentes, su plaza Nueva, la catedral y algunas casas señoriales engalanadas con sus escudos de armas que esconden historias de familias adineradas y de señores feudales vizcaínos.

Para reponer fuerzas de las mil y un historias del Casco Viejo podemos pararnos a tomar algo en la infinita oferta hostelera de la zona.

Bares, restaurantes y terrazas para todos los gustos salpican hasta el más pequeño de los cantones ofreciendo una amplia gama de opciones.

Circuito 3

Al principio del artículo hemos mencionado el monte Artxanda y ya es hora de que salgamos de dudas y hablemos un poco más de él.

La forma más pintoresca de llegar a Artxanda es tomando el funicular, una especie de tren cremallera que como ya hemos dicho une el centro de la ciudad con el monte Artxanda. Si tus niños son inquietos seguro que disfrutan con el viaje que a pesar de ser corto tiene su encanto.

En la estación superior se puede ver una exposición fotográfica de la evolución del “funi” a lo largo de los años, así como alguna de las antiguas piezas que se usaron en su mecanismo.

Al salir de la estación, te recomendamos dirigirte a alguno de los balcones que existen y desde donde poder disfrutar de las vistas de Bilbao en todo su esplendor.

En este momento, es cuando podrás alardear ante tus hijos de tener Bilbao a tus pies.

Museos para visitar con niños

La oferta museística de Bilbao es bastante variada e incluye algunas opciones que no dejarán indiferentes a los más pequeños.

Veamos en qué consiste.

Museo etnográfico e histórico

También conocido como Museo Vasco o Euskal museoa, se encuentra enclavado en pleno Casco Viejo, teniendo su acceso desde la Plaza Unamuno y sito en un edificio del siglo XVII que antes fuera la iglesia y el Colegio San Andrés de la orden de los Jesuitas.

En él encontraremos piezas de gran valor arqueológico entre las que destaca el ídolo de Mikeldi.

Esta escultura zoomorfa en piedra arenisca representa a un cerdo o a un toro que incorpora entre sus patas un disco. Su datación es incierta aunque varias teorías apuntan a la segunda Edad del Hierro y a que tuvo una finalidad funeraria.

Además de arqueología seguro que los niños disfrutan haciéndose una mejor idea de cómo es Bilbao y alrededores con la maqueta que alberga este museo.

Te recomendamos no pasarla por alto porque seguro que os sorprende.

Museo marítimo

Bilbao está ligado a la Ría y al mar, es un hecho, y este museo quiere reivindicar este idilio natural.

Está situado en las antiguas dependencias de los astilleros Euskalduna y en la margen izquierda de la Ría de Bilbao.

En la reinvención de la villa bilbaína, se tuvo claro que la Ría tenía que ser la protagonista pero esta vez no para albergar el bullicio de astilleros e industrias, sino como lugar de esparcimiento y ocio.

Así, este museo pretende ser el portavoz que nos hable de la historia, la cultura y la identidad de aquellos hombres y mujeres que ligaron sus vidas a la Ría y a la tradición marítima de la zona.

El Guggenheim es una de las paradas cuando haces turismo Bilbao con niños

Museo Guggenheim

No podía faltar en nuestra lista el museo más conocido y que ha catapultado a Bilbao a la lista de ciudades a visitar.

La oferta cultural del Guggenheim no solo incluye arte para mayores, este museo también piensa en los menores y de ahí que sean muchas las actividades enfocadas en los más pequeños.

Encuentras más información aquí.

Una sugerencia, no dejes de apuntarte con tus niños a una de las visitas guiadas del edificio donde os contarán unos cuantos secretos de la construcción del “Guggen”.

Antes de abandonar la zona, debes hacer una visita obligada a ver el “Puppy”, una impresionante escultura de flores con forma de perrito que hace las delicias de grandes y pequeños.

Este es un buen momento para contarles en plan secreto a tus hijos que los bilbaínos, considerados fanfarrones, aseguran que el museo en realidad lo pensaron como casita para el perro. Seguro que con esto arrancas una sonrisa a tus críos.

Museo de Bellas Artes

A la sombra del Guggenheim pero reivindicando todo su poderío, encontramos al Museo de Bellas Artes con Miguel Zugaza nuevamente al frente de la pinacoteca.

El Bellas Artes es una joya en sí misma con una colección permanente que le convierten en una parada obligada dentro de la oferta museística de la ciudad.

Al igual que su hermano famoso (el Guggenheim), el Bellas Artes también guarda un as bajo la manga con actividades especialmente pensadas para sus visitantes de menor edad.

Toda la oferta del museo para niños la encuentras aquí.

Otras opciones de turismo en Bilbao con niños

Para terminar vamos con una batería rápida de sugerencias que debes tener en cuenta a la hora de hacer turismo en Bilbao con niños.

  1. Consulta la guía del ocio para estar al día de distintas actividades en cada momento
  2. No dejes de pasar por las fuentes del museo Guggenheim y el parque de juegos de la Campa de los Ingleses.
  3. Consulta la programación de la Opera txiki en el Teatro Arriaga.
  4. Si vienes en Fiestas de Bilbao no dejes de llevar a tus niños a montar en el Gargantúa.
  5. Consulta la amplia oferta de carreras familiares y excursiones para toda la familia al monte (la subida a Artxanda es una de las más populares).
  6. Si eres futbolero no dejes pasar la oportunidad de sacarte una foto delante del nuevo San Mamés. Al antiguo estadio se le conocía como “La Catedral”  y San Mamés Barria es la nueva catedral del fútbol y de su equipo el Athletic de Bilbao.

Después de toda esta información, ¿a qué esperas para hacer la maleta y venir a hacer turismo a Bilbao con tus niños? Te está esperando con los brazos abiertos.